"Ciertamente hay demasiada pimienta en esa sopa!" Alice se dijo a sí misma, tan bien como pudo por los estornudos. — Alicia en el País de las Maravillas (1865). Capítulo VI: El cerdo y la pimienta. Nótese el molinillo de pimienta del cocinero.

Clavos de olor

Los clavos de olor son los botones florales aromáticos de un árbol de la familia de las mirtáceas, Syzygium aromaticum. Los clavos están disponibles durante todo el año debido a las diferentes temporadas de cosecha en los distintos países.

El clavo se utiliza en la cocina de los países asiáticos, africanos y del Cercano y Medio Oriente, dando sabor a las carnes, al curry y a los adobos, así como a frutas como las manzanas, las peras o el ruibarbo. El clavo de olor se puede utilizar para dar cualidades aromáticas y de sabor a bebidas calientes, a menudo combinado con otros ingredientes como el limón y el azúcar. Son un elemento común en las mezclas de especias como la especia para pastel de calabaza y especias speculoos.

En la cocina mexicana, el clavo es más conocido como clavos de olor, y suele acompañar al comino y a la canela. También se utilizan en la cocina peruana, en una gran variedad de platos como la carapulcra y el arroz con leche.

Un componente importante del sabor del clavo es impartido por el eugenol químico, y la cantidad de la especia requerida es típicamente pequeña. Se combina bien con la canela, la pimienta de Jamaica, la vainilla, el vino tinto y la albahaca, así como con la cebolla, la cáscara de cítricos, el anís estrellado o los granos de pimienta.